Lo que no se debe hacer en el comercio electrónico

Lo que no se debe hacer en el comercio electrónico

Cuando se toma la decisión de estar presente en el comercio online, hay que evitar ciertas actuaciones:

  • Plantear un proceso de compra complejo. El exceso de pasos a la hora de gestionar la compra puede provocar conductas negativas (enfado, cansancio, etc.), vinculadas con el abandono del proceso de compra o con la intención de no repetir la misma. La mejor compra es aquella que se realiza de forma fácil, rápida y sin solicitar demasiada información al usuario.
Mal servicio de entrega

Si el empaquetado de tus productos no es lo que el cliente espera, ésto también afectara a tu imagen de marca

  • No mostrar datos sobre el tiempo de entrega y los gastos de envío. Esta información es una de las cuestiones que más preocupa a los clientes online, por lo que facilitarla en primer lugar y de una forma clara es fundamental para que el proceso de compra se desarrolle con éxito.
  • Ofrecer un servicio de entrega deficiente. Esto afectará a la imagen de tu empresa, y por consiguiente a tu reputación. Asegúrate de que los encargados de transportar tu mercancía presentan unas garantías de calidad y eficiencia en su forma de trabajar.
  •  Que el empaquetado no cubra las expectativas. Si ofrecemos una determinada imagen, el cliente, al recibir el producto, espera que venga embalado correctamente y no, por ejemplo, que la caja llegue rota o sucia. Esto también forma parte de la imagen de marca.
  • No personalizar las compras del cliente. Hay que seguir manteniendo el contacto con el cliente una vez hecha la compra, ofreciendo una atención adecuada y resolviendo cualquier duda o incidencia que pueda surgir. Además, la prolongación temporal de la relación con el cliente nos ofrece la ventaja de poder conocerlo mejor para ofrecerle productos a medida.
  • No contar con un buen buscador ni productos relacionados. Hay que facilitar las cosas a los usuarios, haciendo que encuentren lo que buscan fácilmente y ofreciéndoles aquello que les pueda ser de interés.
  • Dejarse influenciar por las malas críticas. A veces, por muy bien que se desarrollen las cosas, puede salir algo mal y ser criticados. Pero eso no debe verse como algo negativo, recordad que una crítica puede ser una oportunidad para mejorar.

Siempre debemos tratar de cubrir las expectativas del cliente y adaptarnos a sus preferencias. Al fin y al cabo, él será quien valorará si nuestro trabajo está bien o no.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>