El Brexit reformula el sentido que las marcas (y consumidores) dan al “made in…”

El Brexit reformula el sentido que las marcas (y consumidores) dan al “made in…”

Si hay un tema que más horas y páginas está copando en los medios de comunicación este verano ese es sin duda el Brexit. La decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea ha revolucionado las esferas económicas, culturales y políticas del viejo continente hasta unos niveles como pocas veces hemos visto.

Son muchos los que creen que esto va mucho más allá del simple ámbito económico señalando que Reino Unido volverá a ser poco a poco una isla en todos los sentidos que implica el término. ¿De verdad están dispuestos a rechazar los asentados valores europeos?

Vamos a tratar el tema desde un punto de vista diferente: el de las marcas. De forma tradicional e histórica las grandes compañías se han alzado como fuertes símbolos nacionales de sus respectivas patrias. Ejemplos de ello los encontramos en casos como el deIKEA que refleja fielmente el carácter peculiar de Suecia o la innegable apuesta de Louis Vuitton por su innovadora artesanía francesa.

Fuertes muestras de enlaces nacionales que unen la historia y trayectoria de una marca a la del país que las ha visto nacer y que, de haberlo hecho en cualquier otra nación, el resultado hubiera sido bien distinto. Ni mejor ni peor. Simplemente diferente.

Las marcas asentadas sobre férreos caracteres nacionales europeos cuentan con un halo de credibilidad entre la sociedad. No solo de sus países originarios sino que se hace extensible a las naciones vecinas. El concepto de Unión Europea cobra aquí todo su sentido. Pero parece que este orden está sufriendo alteraciones en un Reino Unido que lleva quizás demasiado tiempo pensando en emprender el vuelo solo.

De acuerdo a los datos ofrecidos por el ranking anual elaborado por Coolbrands (2015/2016) sobre las marcas más populares en Reino Unido, los anunciantes británicos están experimentando un auge entre los consumidores en detrimento de las que vienen de fuera.

De esta forma vemos que nombres como Aston MartinAlexander McQueen o Royal Albert Hall han escalado puestos. Otra encuesta realizada por The Centre for Brand Analysis de cuyos resultados se hacen eco en The Drum reporta como la marca más valorada en Reino Unido a British Airways por tercer año consecutivo.

¿Tienen las marcas que esconder su procedencia?

La respuesta a esta pregunta no es tan sencilla como un sí o un no. Estamos siendo testigos de un fenómeno en el que las marcas “ocultan” su procedencia para encontrar su hueco en un saturado mercado global y local donde precisamente son las particularidades nacionales las que marcan la diferencia. Vamos a explicarlo de forma más detallada con unos ejemplos.

Nos encontramos con la británica Pret A Manger que está alineando su propuesta de comida fresca con toques al más puro estilo francés. REN, una marca que trabaja con productos para el cuidado de la piel originaria de Reino Unido ha tomado prestado la pureza escandinava a la hora de entender la belleza para vender a un público curiosamente británico.

La marca de cerveza Cobra (también británica) pasaría desapercibida entre cualquier cerveza india sin ningún tipo de problema. Y es que el objetivo de todas ellas es diferenciarse dentro del mercado británico.

Una tendencia que se aprecia notablemente en el mundo de la moda. Si le nombramos marcas como Pas de Calais o Les Copains seguro que piensa que son casas de moda francesas. Error. Hablamos de Japón e Italia respectivamente. El motivo reside en el pensamiento de que una asociación con la moda francesa otorga cierto grado de legitimidad.

¿Dónde ha quedado la autenticidad de las marcas?

Llegamos al punto álgido de las reflexiones recogidas en este artículo: ¿dónde queda la percepción de autenticidad de las marcas? No olvidemos que los consumidores a nivel global cada vez son más exigentes a la hora de conocer la procedencia de los productos por lo que este viraje que están tomando algunas compañías puede que no sea del todo positivo.

Existen cuatro principios básicos que todas las marcas pueden seguir para “hacer las cosas bien” cuando se trata de dar a conocer la procedencia de sus productos. Elemento influyente en las percepciones del consumidor a la hora de tomar su decisión de compra:

1. Sepa quién es

Ya vaya con la verdad por delante sobre el origen de sus productos o quiera camuflarla siempre debe mantenerse fiel a la historia que cuente y comunicarla de forma consistente.

2. Determine por qué importa

Tiene que saber por qué su marca resulta de interés para los consumidores y qué papel juega en sus vidas.

3. Debe mantener la frescura

Huya de los estereotipos y clichés y apueste por mantener su marca alejada de la masa y siempre dando respuesta a los tiempos que corren.

4. Sea sencillo

Simplicidad y claridad son las verdaderas claves.

Fuente: MarketingDirecto: http://www.marketingdirecto.com/anunciantes-general/anunciantes/brexit-reformula-sentido-marcas-consumidores-dan-made-in/

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *