Big Data en el sector turístico

Big Data en el sector turístico

El Big Data es una herramienta que empieza a resultarnos familiar, su principal misión es el análisis masivo de datos para sacar el máximo provecho de ellos y tomar decisiones inequívocas. Es la respuesta al creciente volumen de datos masivos que generamos las personas y que se multiplican cuando interactuamos con las nuevas tecnologías. El Big Data permite conjugar una cantidad ingente de datos. ¿Cuál es el éxito del Big Data? Hacer accesible a todos el manejo de unos datos que antes solo podían entender y procesar los analistas. Los profesionales del sector turístico deben hacer un buen uso de los datos obtenidos con el Big Data. Esta industria necesita soluciones tecnológicas para la gestión del negocio y la reputación en tiempo real, así como solventar el respeto a la privacidad del cliente. Los datos obtenidos solo deben utilizarse en beneficio del usuario sin vulnerar su derecho a la intimidad. El Big Data asociado al tratamiento y análisis de grandes volúmenes de datos digitales sobre viajeros, alterará de forma progresiva pero radical los negocios turísticos y las formas de relación de las empresas con sus clientes. Las nuevas tecnologías también están cambiando la manera en la que los turistas consultan guías virtuales, alquilan servicios, consultan y descubren actividades de ocio y tiempo libre, realizan y anulan reservas, contratan viajes, etc. Con su aportación crearán redes o comunidades que estarán unidas por el flujo de la información. Mediante la explotación inteligente de los datos aportados por el Big Data permitirá alcanzar antes el idílico “Destino Turístico Inteligente”, que se ocupa del bienestar del viajero en las tres etapas del trayecto. Las...
La llegada de la cuarta pantalla

La llegada de la cuarta pantalla

Las nuevas tecnologías cambian, avanzan y se encuentran constantemente en progreso, hecho que exige a las empresas a que desarrollen continuos procesos de reajuste. De manera que, si quieren diferenciarse de las demás empresas del sector y cubrir satisfactoriamente las necesidades de sus clientes, deberán adaptar sus instalaciones y servicios a estas mejoras emergentes. Uno de los sectores que más se ha visto afectado por la necesidad de acomodarse a las mejoras tecnológicas ha sido el turístico. Y es que, en este campo, los clientes están cada vez más acostumbrados a las pantallas, de manera que, es casi una obligación adaptarse a las nuevas tecnologías. Así, en este sentido, los hoteles han encontrado la solución en la denominada “cuarta pantalla”, instalaciones digitales e interactivas que ofrecen nuevos servicios a sus clientes. Con esta nueva herramienta, se pueden ofrecer promociones y servicios del propio hotel en cualquiera de sus estancias (recepción, cafetería, restaurante, gimnasio…). Se trata de realizar una gestión de los contenidos, por parte del hotel, de la central de la cadena o desde ambos, para poder ofrecer a tiempo real eventos, promociones, información turística, etc., en lugares clave y en el momento oportuno. Vemos pues, otro avance más en cuanto a la mejora de la experiencia del cliente, lo cual hará también que los establecimientos que implementen esta “cuarta pantalla” consigan una ventaja competitiva frente a los demás.   Fuente: TecnoHotel....
Objetivos del destino inteligente: mejorar la gestión y la experiencia del turista

Objetivos del destino inteligente: mejorar la gestión y la experiencia del turista

Nunca como ahora los enclaves habían contado con tantos datos para conocer mejor el comportamiento de los viajeros y así poder diseñar productos más adaptados a sus necesidades. Es una de las consecuencias de los destinos turísticos inteligentes. Desde hace apenas cuatro años se ha hablado con mucha frecuencia de destinos turísticos inteligentes. Lo que sólo parecía una tendencia en la que todo el mundo quería estar presente, empieza a tomar forma. En España se han puesto en marcha varias experiencias que demuestran que este proyecto ofrece ventajas tanto para el gestor del destino como para el usuario. “El destino inteligente es aquel que es capaz de recoger datos y utilizarlos para mejorar la gestión y su promoción y, de paso, dar mejor servicio al turista digital”, señala Antonio López de Ávila, presidente de Seguitur. Los destinos inteligentes tienen una doble vertiente. Al gestor del destino le proporciona una cantidad de datos para conocer el comportamiento del turista y acercarse mejor a sus necesidades, le permite ser más eficiente en el desarrollo de los servicios que ofrece al viajero y es un canal de promoción, ya que el viajero tiene más posibilidades de compartir su experiencia en la red. Por otro lado, para el usuario su experiencia se vuelve más rica y cómoda, puede estar conectado todo el tiempo que desee y tener a su disposición aplicaciones que le ayudarán a encontrar con mayor facilitad todo aquello que busca. “El teléfono móvil se ha convertido en un instrumento de marketing. Y estamos sólo al principio de lo que se puede hacer con la tecnología cuando se aplica bien”, dice...